Blog

¿Qué es el SAT y para qué sirve?

preparar SAT online
SAT

¿Qué es el SAT y para qué sirve?

Al salir de la escuela secundaria, hay un escalón por superar que todo aquel que aspire a realizar sus sueños en el exterior, debe subir como todo un pro. Y es que, si es posible hacerlo, ¿Por qué no? Pero claro, primero hay que responder a la pregunta más importante de todas: ¿qué es el examen SAT? ¿Para qué necesito el SAT? O lo que es lo mismo, ¿por qué es indispensable para llegar a la meta? 

Desde el momento en que yo lo presenté –hace muchos años, vale destacar- este test ha sufrido una gama de modificaciones que lo han hecho no más difícil, sino en caso contrario, más asumible y adaptable a las exigencias académicas de la actualidad. 

Esta tarde me la pasé navegando por el blog de mi academia de inglés en Madrid, respondiendo a los comentarios que constantemente recibo sobre los cursos de inglés, y pude notar que existen muchas dudas respecto a las nociones básicas del test.

Tal hecho me confirma que ha subido el interés por conocer sus conceptos elementales y respecto a las mejores maneras de preparar el SAT desde casa. 

Todos estos cuestionamientos me han llevado hacia donde estoy: frente al teclado, listo y preparado para elaborar este artículo que, si te ubicas en la lista de los alumnos  principiantes, te servirá como guía para saber qué es el examen SAT y por qué lo necesitas. ¡Aquí vamos! 

¿Qué es el examen SAT y por qué es necesario?

Si te has preguntado qué es el SAT, te lo respondo así de simple: ese el examen que utiliza la gran mayoría de las universidades del mundo para determinar si eres admitido o por el contrario rechazado en el proceso de admisión.

Una vez que terminas la secundaria y decides aplicar a universidades del extranjero, especialmente en países de habla inglesa como los Estados Unidos, poseer un score estándar del test SAT es uno de los requisitos indispensables para ser aceptado y acceder a la carrera de tu preferencia. 

¿Cuál es el propósito del SAT? Suministrar a las universidades datos precisos y fiables sobre si el estudiante está listo y preparado para asumir los estudios de pregrado. 

Pero, además de este punto, las instituciones también obtienen con el SAT una medida que les permite comparar el nivel de los miles de candidatos que se postulan cada año a sus programas de estudio. 

La puntuación que obtengas en el examen servirá como medidor junto con tu promedio de calificaciones resultante de todo tu proceso escolar. 

En síntesis, la lógica indica que mientras mayor sea tu puntuación SAT, más probabilidades tendrás de ingresar a cualquier universidad. 

Pero no te preocupes, que todo depende de los parámetros establecidos por aquellas casas de estudio a las que desees postularte como candidato. 

Cada una tiene sus exigencias mínimas, así que la base de todo debe ser la investigación previa que realices, para determinar hacia qué puntuación SAT debes apuntar para cubrir tales expectativas y realizar con éxito tus planes.  

¿Qué hay dentro del SAT?

Ahora nos adentramos en las mismísimas entrañas del examen para contarte qué hay en el SAT, parte por parte. ¿Are you ready? 

Lo primero que debes saber para entender qué hay dentro del SAT es que la prueba consta de dos secciones principales: Evidence-based Reading and Writing y Math. La primera profundiza todo sobre el lenguaje, en este caso, el idioma inglés.

La segunda se dedica a la parte cuantitativa, que incluye matemáticas, álgebra y solución de problemas con los números y el cálculo como protagonistas. Veamos más detalladamente ambos apartados. 

1. Evidencie-based Reading and Writing

Es la sección dedicada a todo lo referente al lenguaje. De ella se desprenden dos subsecciones, Reading test (lectura) y Writing and Language test (lenguaje y escritura). 

-Reading: Verás pasajes de lectura a partir de los que tendrás que responder una serie de preguntas. Los textos son sobre historia, estudios sociales, literatura estadounidense y del mundo, ciencia en general, entre otros. 

También llegarás al apartado Información e ideas, en el que se pone a prueba tu capacidad para aplicar una lectura analítica, resumir, relacionar e interpretar oraciones y frases en contexto. 

Luego sigue la Retórica, que exige evaluar una selección de palabras, estructura de textos, puntos de vista y argumentaciones de distintos autores. Finalmente, la parte de Síntesis es un poco más demandante, ya que fusiona múltiples pasajes de lectura, algunos de los cuales incluyen información cuantitativa. 

-Writing and Language: Los textos que llevan el contenido de la subsección Writing and Language tienen el mismo nivel que en Reading, pero con diferencias muy bien marcadas, ya que estos son de tipo argumentativo, informativo y relacionados a humanidades, estudios sociales y otros afines a las distintas carreras que pueden estudiarse en una universidad. 

Uno de los apartados es Expression of Ideas (expresión de ideas), en el que deberás demostrar y poner en práctica todas tus habilidades de uso efectivo del lenguaje, organización y desarrollo de ideas en inglés. 

Por último en esta parte, te toparás con Standard English Conventions, que plantea todo sobre la gramática inglesa, su uso correcto, los signos de puntuación y la estructura de las oraciones. 

2. Math 

Seas bueno o no con los números, tendrás que manejarlos de la mejor manera posible si quieres pasar el SAT con buena nota. Para ello, el test ha dedicado una sección principal completa, como lo es Math o Matemáticas. En ella encontrarás: 

-Heart of Algebra: ecuaciones, sistemas lineales, solución de problemas y gráficos. 

-Problem Solving and Data Analysis: como bien lo dice su título, trata sobre la solución de problemas matemáticos, así como análisis y representación de datos cuantitativos.

-Passport to Advanced Math: aquí entran en juego las fórmulas y ecuaciones, pues tendrás que aplicarlas de la manera más eficiente para pasar eximido en el apartado de matemática avanzada. 

¿Cómo estudiar para pasar el examen SAT?

Aunque alguna sección o subsección pueda parecerte un dolor de cabeza –como matemáticas avanzada o álgebra-, lo cierto es que no hay nada de qué preocuparse… si sabes cómo afrontarlo todo.

¿Y cómo se puede estudiar para pasar el SAT? Muy sencillo: solo tienes que hacer un repaso monumental de todo lo que has aprendido en la escuela secundaria o bachillerato y enfocarte especialmente en esos elementos que te conducirían directo al éxito en cada fase, es decir, como lo haría un buen estudiante, de esos que siempre pasaban con la mejor nota. ¿Eras uno de ellos? 

No importa si lo eras o no, lo que sí es muy importante es comprender una de las bases del éxito en el SAT: obtener una excelente puntuación en él no implica memorizar oraciones, palabras, ni preparar plantillas para copiarlas de memoria el día que lo presentes. 

Todo lo contrario, asume cada una de las preguntas como un reto que podría presentarse ante ti en la vida real, en la universidad o en cualquier empleo a nivel profesional. 

Este es el enfoque ideal para abordar tu preparación. En caso que desees hacerlo lo más pro y nivel Dios posible, sin gastar mucha pasta, puedes considerar tomar un curso de SAT en nuestras academias de SAT online en Madrid. 

¿Cuál es el puntaje ideal para sacar en el SAT?

Otra de las grandes incógnitas que rodea a los estudiantes, al comenzar este camino de estudio y conocimiento, es cuál es el puntaje ideal del SAT. 

La respuesta es que no existe una puntuación ideal única, la misma varía según las exigencias específicas de cada universidad. Por eso tu punto de partida debe ser elaborar una lista de posibles universidades.

Acto seguido, investigar una por una individualmente, ya que casi todas suelen publicar en sus sitios web o canales de redes sociales toda la información referente a los parámetros de puntuación SAT para que los aspirantes tengan todo lo que necesitan de información a mano. 

En líneas generales, el SAT es un examen que se puntúa en una escala de entre 200 y 800 puntos, de mínima a máxima. Así que si te sacas un 700 o más, entrarás en la lista de los más destacados. Sin embargo, te aseguramos con plena seguridad que no necesitarás estar a un nivel tan brillante para alcanzar tus metas. 

¿Cuánto dura el test SAT?

En total, la duración del SAT es de 3 horas 50 minutos. Son casi cuatro horas que pasarás sentado, exigiéndole a tu cerebro trabajar a una capacidad de alto calibre. 

Por eso te recomendamos apuntarte a un curso online de SAT, para que puedas manejar los tiempos de cada sección con efectividad, aplicando sesiones de práctica en tiempo real que te indiquen cuántos segundos puedes invertir en cada pregunta. 

Además del tiempo, es importante conocer cuáles son tus debilidades y fortalezas, de modo que puedas trabajar en ellas y conseguir un equilibrio que te permita pasar con buena nota todas las partes de la prueba, pues no basta con ser un genio de la sección verbal si fracasas en matemáticas, y viceversa. 

Una vez tengas todo precisado, podrás proceder a explorar las fechas disponibles y reservar la tuya. Hazlo con suficiente tiempo de anticipación para que puedas prepararte cómodamente y sentirte familiarizado con su formato y contenido. ¡Mucha suerte! 

Leave your thought here

Your email address will not be published.